ASOCIACIÓN PRO MÚSICA

AMADEO L. SALA

MÚSICA Y POESÍA


LA CARTA


Fue una carta inesperada. Cuando la recibí y vi el remitente, pensé; este nombre no me suena. La abrí y te ví. Seguía extrañado hasta que empecé a leerla. Entonces lo entendí. Fue una suerte, porque cuando mandé el anuncio desapareció a los pocos días, así que lo daba por perdido.

 La carta me encantó. Corta pero concisa. Y por supuesto que quiero hablar y comunicarme contigo. Por eso no te preocupes. Cuando vi tu foto de pequeña pensé que eras muy mona. Pero ni que decir tiene que en la foto de mayor estás preciosa y con ese vestido azul estabas muy elegante. En lo referente a las fiestas aquí es una cosa muy distinta. Son para conocer gente, bailar, tomarse algunas copas, en definitiva pasarlo bien y olvidarse de la semana pasada. Cuando llega el fin de semana, sobretodo el sábado, nos ponemos todos muy guapos y salimos a las zonas de fiesta. Nos pegamos unos bailoteos, ya no se me da tan mal bailar, y casi cuando comienza a amanecer muy de vez en cuando nos marchamos a desayunar chocolate con churros. Aunque hace mucho tiempo que no lo hacemos. Pero eso ya depende del sueño que tengamos.
Antes de mandar la primera carta, estoy buscando sobre la provincia de CIENFUEGOS, Cuba, en internet. Salen varios lugares sobretodo uno llamado la Bahia de Jagua.

 ¡Que te puedo decir de mi ciudad, Alicante,  que no sepas!!!. Las Hogueras de San Juan…, las playas…
Yo sigo trabajando en Valencia. Los compañeros son diferentes a los que tenia allí en Jaca. Aqui hay de todo. Pero como varios somos de Alicante, nos vamos turnando el coche, para subir los fines de semana.
Espero verte pronto, yo también soy una persona tímida y solitaria.
Besos y abrazos

A. Alfonso L. Sala Baach


VOCES EN EL SILENCIO

          La Asociación Pro Música Amadeo L. Sala ha realizado el libro: Voces en el Silencio, cuyos beneficios han sido entregados, en su totalidad, a la ONG Asociación Dar al Karama, (niños enfermos de los campos de concentración saharauis), de Alicante.

           El brillante PRÓLOGO ha sido realizado por el escritor alicantino José Luis Ferris.


          El libro ha reunido a 20 mujeres que, con sus poemas, relatos, vivencias, recuerdos y sinceras confesiones han dado vida a Voces en el Silencio.

          En Voces en el Silencio han intervenido conocidas poetisas y escritoras de Alicante y, personas totalmente anónimas pero con grandes inquietudes literarias, que han encontrado a través de este libro la oportunidad de hacer públicas sus creaciones.

           Algunas de las escritoras que han participado son de Venezuela, Colombia y Uruguay. Las veinte colaboradoras son:

Cristina González
Bene Gonzalo
Julia Bocigas
Adriana López
M. Ángeles Pinilla
Finita Martínez
Nati  García de la Santa
Kary Cabezas
Eumenia Rodríguez
Mada Navarro
Maru Gandolfo
Dolores Cortés
Maravillas Cano
Miriam Pesce
Marta Barbarito
María Doralba Valencia
María Victoria Sala
Concha Bru
Carmina Seva
Araceli Martínez

 

 


MI VIEJO LAÚD

 

Ya casi no me acordaba de él, en mis tiempos jóvenes viví muchas emociones con él, hasta en la mili me hizo compañía, viajó conmigo desde Yecla a Palma de Mallorca, me relajaba rasguear sus cuerdas, me hacía una compañía muy evocadora de recuerdos muy agradables, y hace poco tiempo, un día buscando otra cosa, revolviendo trastos que se almacenan en las casas, de pronto al separar unas cajas, allí que lo veo, como muerto, anclado en el tiempo, me olvidé de lo que buscaba, lo saqué del armario, afiné sus cuerdas lacias y medio arrugadas, lo afiné y me puse a tocar "Clavelitos" ¡Todavía lo recordaba! Y me emocioné.

 Y con mi espíritu de poeta me puse a escribir y le hice este homenaje:

 MI VIEJO LAÚD

 Mi viejo laúd, compañero de serenatas,
 allí en el fondo del armario arrinconado,
 al verte, que sorpresa me llevé tan grata
 al encontrarte, desde tiempo abandonado.

 Mi viejo laúd, mi compañero trasnochador,
 cuantas veces pulsé e hice tus cuerdas sonar
 yendo por las calles de elegante trovador,
 cuando íbamos bajo los balcones a rondar.

 Tu disfrutando con bandurrias y guitarras
 al compas que nos marcaba la pandereta,
 y nosotros alegres cantando con garras
 viejas canciones de la tuna y la opereta.

 Fueron felices los ratos que pasábamos
 y que se han quedado como grato recuerdo,
 con los sonoros pasacalles que dábamos
 cantando y rasgando cuerdas por todo el pueblo.

 Supongo te acuerdas, mi viejo laúd amado
 aquella noche clara que a rondar salimos,
 cuando al caer del balcón de mi novia paramos
 tocando y cantando el famoso “Clavelitos”.

Tus tersas y duras cuerdas bien afinadas
 con mis amorosas manos la púa rasgando,
 sonaron como por los ángeles tocadas,
 para que mi novia se fuera despertando.

 Y después de cantarle “Asómate al balcón”
su cara de azucena por el cristal nos vio,
 con su semblante pletórico de ilusión
 porque la tuna con su novio la rondó.

 Mi viejo laúd ¡Que recuerdos me traes al verte!
 tú eras un trasto viejo cuando yo te compré,
 y fue a mi querido y buen amigo Silvestre
 de cuyo desván polvoriento te rescaté.

 Eras un cadáver musical que usó su abuelo,
 allí te tenían tapado y arrinconado,
 y en mi corazón surgió afanoso el anhelo
 de poseerte y tocarte como aficionado.

 Tu caja sucia, rayada y descolorida,
 de tus doce cuerdas algunas te faltaban,
 otras tres enroscadas, las tenías partidas
 y algunos trastes que despegados estaban.

 Por un módico precio hicimos aquel trato
 y pasaste a mi mano, a ser de mi propiedad,
 te conseguí por un precio bajo, barato,
 porque estabas hecho una triste calamidad.

 A mi padre, como eficiente carpintero
 le confié tu delicada restauración,
 y recordarás con que finura y esmero
 te trató en la dura y difícil reparación.

 Cuando del taller de mi Padre saliste
 no te hubiera conocido ni quien te vendió,
 allí se quedó entre virutas tu aire triste
 y a mí se me escapó ¡La madre que te parió!

 Mi viejo laúd, tantas veces por mí añorado,
 mantienes brillante el barniz con que te lustró
 el carpintero en mi corazón tan amado,
 mi padre, que con tanto cariño te trató.

 Y ¿Recuerdas aquella operación que te hizo?
 Te metió en su quirófano de carpintero,
 tu viejo mástil lo seccionó y lo deshizo
 y trasplantó un automático clavijero.

 Para que tu nueva estructura no sufriera
 mi madre te confeccionó el traje que llevas,
 una bonita funda de su mejor tela
 que siempre te acompañó fueras donde fueras.

 Te saqué de aquel armario emocionado,
 y mis ojos sin quererlo se me mojaron
 al sostenerte contra mi pecho abrazado,
 porque llevas el calor de los que me crearon.

 Mi padre te restauró por mi triste encargo
 y llevas el aroma de su carpintería,
 y esa funda en donde dormitas tu letargo
 mi madre la cosió con su sobrada maestría.

 Viejo laúd, no solamente es que yo te quiera
 es que además sabes que llevas en tu encuadre,
 lo mismo lo llevas por dentro que por fuera
 las amorosas manos de mi padre y mi madre.

 JUSTO SORIANO


LA LUZ

 

Fue gracias a la luz que nos vimos. Un resplandor que ceñia su figura y esbozaba una sonrisa cada vez que nos mirábamos. Se presentó sin dueño, sin papeles que pudieran hacer que nos olvidáramos cuando tocara separarse. Una pequeña página resbalaba curiosa de sus manos hasta mis ojos, que ansiaban leer las palabras que estaban allí pintadas con líneas imprecisas.
Me dibuje despacio el brillo que espiaba mi memoria y me paré en cada letra para saborear su tacto. Unas se deshacían entre la curva de los ojos, otras trepaban al borde de la boca para salir corriendo a contarle a los vientos que habían existido en un suspiro de estrellas ocultadas.
Fue gracias a la luz que nos vimos y nos volvió estrelladas con luces de las noches donde escondimos besos,abrazos, ademanes, batallas...
La paz se fue resuelta entre las lágrimas y se dejó la luz... la que luce en tu alma. 

Augusta Santana -

OJOS DE PORCELANA

Mira niño que mendigas,
la suerte que te acompaña,
cuando a pedir te pones,
con ojos de porcelana.
Te diría que eres libre,
que te sobran fuerza y ganas,
aunque vivas de lo que te den,
y tengas al suelo por cama.
Mira niño, dulce niño,
de ojos de porcelana;
la gente, no es tan mala,
aunque pongas tu mano,
y nadie quiera darte nada.
Son tus ojos, tus ojos que les asusta,
esos ojos de porcelana.
Esa sonrisa triste,
esa mirada noble, limpia y clara.
Es la vida,
la vida que te ha jugado una mala pasada.
Nacer para ser mendigo,
con ojos de porcelana.

María Victoria Sala

SABIDURIA

No sé, no sé nada, lo sé.
Sé, que cuando pienso no entiendo,
que cuando leo fundo mi cerebro,
que cuando leo lo leído, me quemo,
que cuando me hablan no escucho nada,
mi mente trepa, sube por las ramas,
y encima de un árbol descansa.
Pero necesito saber,
saber, para poder entender,
tener una mente descomunal,
una mente grande, sin cuerpo que aguantar,
para saber tantas cosas que no sé.
Quiero saber lo que sabe la gente normal,
la gente que lee,
para poder distinguir la ficción de la realidad.
quiero saber de todo,
la vida de los animales,
y todos los peces del mar,
para reírme de algunos,
de aquellos que nada saben,
y se creen más listos que los demás.

María Victoria Sala

LOS VIOLINISTAS

Dos hombres que en un tren viajan
los dos de carácter afable,
una conversación entablan
para un  viaje más agradable.

--“Y Usted ¿De dónde procede?”—
--“Pues Bilbao es mi residencia,
pero y usted ¿De dónde viene?”—
--“Santander es mi procedencia”—

--“¿Puedo saber a qué se dedica?”—
--“Tocar el violín es mi oficio”—
--“¡Caramba! Eso es una réplica,
porque me dedico a lo mismo”—

El de Santander se pone a contar
que su violín es el mejor que existe,
y que cuando él se pone a tocar
nadie a su música se resiste.

--“Con decirle a usted que un día
en una iglesia di un concierto,
y una Virgen de madera que había
al oírlo, lloró de sentimiento”—

El de Bilbao no puede ser menos
y su ego no le puede consentir
que el de Santander le haga un feo,
y su orgullo le dicta intervenir;

--“Oiga pues, yo en misa del alba
toqué en la Catedral de Bilbao,
y tal dulzura mi violín destilaba
que pasó algo que me dejó “asombrao”,

El Cristo que estaba en la Cruz
se bajó de ella y me abrazó,
diciéndome con su divina luz;
--“al oírte tocar mi corazón vibró,

así es como el violín se toca,
no como el de Santander hace
que parece que toca una foca,
y hace que llore mi madre.”—

Justo Soriano

EL CLARINETE

Un músico que toca el clarinete
un día en el  ensayo se presenta
llevando uno nuevo y reluciente,
destacando por su rara belleza
y su sonido canoro y estridente.

Los que tocan el mismo instrumento
al  verlo y oírlo se quedan absortos,
y él tan satisfecho y tan contento;
--¡Chico, que clarinete, es fabuloso!
¿En dónde has comprado ese portento?

Halagado por la gran admiración
que su clarinete les ha causado,
les comenta muy ufano y con pasión;
--Es un regalo, no me lo he comprado,
lo hizo mi abuelo con mucha dedicación
con la verga de un toro ya toreado
que el carnicero le tuvo en atención--.

Y allá que se le fue un compañero
camino de la dicha carnicería,
con el fin de que Eladio el carnicero
le diera otra verga de la torería,
aunque le costara algún dinero
para un clarinete de categoría
que con ella le iba a hacer su abuelo.

--“Buenos días tenga señor carnicero
quisiera una buena verga de toro,
que un clarinete me hará mi abuelo
para que suene bastante sonoro”--.

-“Pues lo siento, de vergas tengo falta,
si lo quieres para la sinfónica
te puedo vender una figa de vaca
y te haces una preciosa armónica”--.

Justo Soriano

EN EL PULPITO

En misa de doce durante el sermón
Antes de que se efectúe La colecta,
El párroco reclama mucha atención
Para que la feligresía esté atenta.

--“Mis hermanos queridos en el Señor,
Tenemos un problema a solucionar,
Que por desgracia no es un mal menor
El tejado de la iglesia hay que arreglar”—

--“Y dos noticias yo tengo que daros;
Una es buena y otra es desagradable
¿Con cual primero queréis quedaros,
Con la buena o la menos agradable?”—

Entre ellos se miran los feligreses,
Ignoraban  lo que el cura pretendía,
Y por más que se preguntan las veces
de adivinarlo, ninguno lo sabía.

Varias voces sonaron en contestación
 A la pregunta que se les hacía,
Hechas con cierto miedo y moderación
Por no saber lo que el cura les diría.

--“¡La buena, diga la buena primero!”—
Reclamaron  voces interesadas
--“¡Porque así aliviarán el noticiero
Que nos dé por las que sean las malas!”—

--“¡Pues os diré para lo interesado
Que la buena es muy prometedora,
Tenemos dinero para el tejado
Por obra de personas bienhechoras!”—

El alcalde puesto  en pie le preguntó
--“Si  hay dinero para repararle
¿Cuál puede ser  la mala, pregunto yo?”—
Y el cura se dispuso a contestarle.

--“Pues ya veréis mis queridos hermanos,
No creáis que usarlo es tan sencillo,
El dinero para nuestro tejado
Es el que tenéis en vuestros bolsillos”--

 

 

 

 

 

 

 

Justo Soriano

EL PATINAZO

A una aglomeración tumultuosa de gente
se le acerca un tío que pasa de repente,
y dirigiéndose a uno de los asistentes
le sugiere diciéndole al oído todo diligente;

--“Oye negra ¿Quieres que bailemos este bonito cante?”—
Se le nota que no va bien porque va tambaleante,
y la persona aludida le contesta al instante;
-“¡Pero que se ha creído! ¡Usted es un pedante!”—

--“Oye negra ¿Pero porque no quieres que bailemos?”—
--“Pues por cuatro razones que ahora le diremos”—
--“¿Tanta historia hay para que tú y yo dancemos?
¡Venga déjate ya de remilgos y nos lancemos!”—

--“Mira, la primera razón para negarme a bailar
es la  bonita borrachera que acabas de pillar,
la segunda, que aquí no estamos en una discoteca,
estamos en el velatorio de la señora Fonseca,
la tercera, que no se puede bailar lo que estamos cantando
porque es el Ave María lo que estamos rezando,
y la cuarta, que yo no soy una negra de piel oscura,
estoy aquí oficiando porque soy el señor cura.

Justo Soriano

ECOS DE AMOR

Se siente el Amor dentro del alma
Porque el día está oscuro, frio, gris
Mientras cae la lluvia toda en calma
Y va calando el suelo sin partir

Se ve el Amor en las pupilas
De aquellos que buscan algo nuevo
Musgo, un abrazo en cada esquina
Que les llena los pequeños momentos

Se siente el amor, con extraña forma
Alguien enciende un  fuego de leña
Y por mas que pase este aroma
Perdura el amor en la fibra mas pequeña

Se siente el amor porque en la calle
Hay ecos de música y alegría
Se siente el amor en cada detalle
Que da forma al momento de la vida

Mª Dolores Fernández Asín - 29-11-1999


ALACANT, la Nostra Terra

Hi ha una perla al Mediterrani,
que canvia amb la llum del sol,
una perla blanca, rosa, blava,
un arc iris de tots els colors.

Es Alacant!, Alacant és la perla,
és Alacant i la Santa Faç,
és Alacant i la seua festa,
festa en honor a Sant Joan.

Hi ha riquesa als seus pobles,
hi ha natura i tradicions,
una noblesa, la de la seua terra,
és un paradís en mig del món.

I diuen de les seues platjes,
i diuen de la seua gent,
i diuen de les fogueres,
fogueres fetes sota un tros de cel.

Dones i l'olor a pólvora,
hòmens treballadors,
i el clima i la industria,
calçat, joguines, marbre, torró.

La Marina, la Vega Baixa,
l'Alcoià, l'Alacantí i Vinalopó,
el Comtat
i els moros i cristians,
lluitant pel seu honor.

Alacant!, la nostra força,
Alacant!, el nostre amor,
Alacant! la nostra terra,
la nostra benedicció.

Visca, Visca, Visca Alacant!,
Visca la seua província!,
Visca!, Visca!.

María Victoria Sala

LA AVENTURA

Aunque el tiempo había pasado,
y la democracia había llegado,
ella todavía creía
que algunas cosas eran pecado.
Se acercaba un día importante,
seria la primera vez que decidiría,
en su vida de soltera siempre había decidido su madre.
El cura en la confesión le había aconsejado
mucha precaución, mucho cuidado,
no caer en malos pensamientos, en la tentación,
en el pecado
que podía morir de repente,
e ir directamente al infierno, a la olla de los condenados.
Ese día se levantó pronto, muy temprano,
se vistió despacio, con cuidado,
se puso el imperdible con las medallas de los santos,
muy cerca del pecho,
y se colocó el escapulario.
Desayunó poco, malta y pan tostado,
se puso alcohol de romero en la rodilla,
y fue a misa, comulgó y rezó el rosario.
Quería estar limpia,
tenía miedo por lo que había dicho el cura en el confesionario,
pero pensaba que a su edad,
y con lo que había visto en la guerra,
aquello no debía ser pecado.
Sólo era un pequeño papel en un sobre cerrado,
un papel anónimo sin firma,
un sobre que se mezclaría con otros en la urna,
papel mojado.
Se acercó tímidamente, encontró gente conocida. Vecinas,
las saludó,
éstas, pensó, seguro que votan a los comunistas.
Se puso las gafas,
le temblaron las piernas,
había papeles de todos los colores encima de la mesa.
Miró a su alrededor, debía controlarse,
nadie iba a detenerla.
Cogió una blanca y la miró, el blanco era pureza,
había muchos nombres escritos en ella,
sólo conocía uno, el hijo de la Bacoreta,
leyó más arriba, quería saber de que partido era.
Después cogió una azul, el color de la humildad y belleza,
las miró todas, las rojas no se atrevía a cogerlas,
debían ser de los comunistas,
que tanto daño hicieron en la guerra,
los enemigos de la patria,
que se llevaron el oro a Rusia,
los poseídos por el demonio,
que quemaban curas, monjas e iglesias,
que les salía el rabo y los cuernos,
en Semana Santa,
cuando llegaba la primavera.
Volvió a mirar a su alrededor,
nadie se fijaba en ella.
Pensó en su vida, siempre monótona, triste, aburrida,
le hubiera gustado ser artista,
salir del pueblo, conocer mundo,
casarse, vivir la vida.
Guardó las gafas en el bolso,
alargó el brazo, cerró los ojos,
se quedó inmóvil durante segundos,
después movió su mano, cayendo ésta sobre un fondo rojo,
de esa forma había evitado el pecado,
votando al azar con los ojos cerrados.
Ella no tenía la culpa, alguien la había iluminado,
el Espíritu Santo.
Abrió los ojos, la mano había caído en el voto comunista,
de todas formas ningún partido, ningún candidato conocía,
y en el fondo, muy oculto, muy escondido en su mente,
era lo que ella deseaba, pero no se atrevía.
Sonrió feliz,
ese día había salido del ostracismo, de la monotonía,
había tenido una gran experiencia,
la mayor aventura de su vida.

M.V.S.C.

LA MUSICA

La música no es que sean solamente
unos instrumentos bien afinados,
que conjuntados armoniosamente
deleitan los oídos más delicados.

La música si la escuchas con calma
tendrás con el conjunto de sonidos,
una sublime elevación del alma
gozando de ella todos tus sentidos.

Justo Soriano

HIMNE A MONNOVER

Des de les colines veiem el poble,
des de les colines podem somniar,
en un Monnòver antic i il.lustre,
de carrers estrets i empinats.

Torre del rellotge
i el castell musulmà,
i la Verge del Remei,
que ens invita a pregar.

Des de les colines veiem la Història,
la casa d'Azorin, orgull nacional,
des de les colines es veuen les dones,
fent encaix de randa i brodant.

Raïms i vins, raïms i vins,
vins vermells d'intens color,
vi de reis, el Fondilló,
vi de reis, el Fondilló.

Des de les colines veiem Monnòver,
terra d'amor, terra de pau,
senyoriu, poble il.lustre,
honorable d'Alacant.
Des de les colines diem Monnòver!,
Monnòver!, Monnòver!
ningú com tu hi haurà.

Música y Letra M.V.S.C.

UN HIJO VIENE

Los Mayores estamos obligados
a pasar la revisión médica,
si queremos estar vigilados
y que nuestra salud no perezca.

Mi amigo Pascual, ya anciano
con más de noventa y cinco años,
fue a su cita con el doctor Mariano
para ver si necesitaba apaños.

--Buenos días amigo Pascual,
¿Que tal se encuentra de salud?--
Le dice el doctor como si tal
fuera normal en su senectud.

--Aunque mi edad es avanzada
mi novia que veinticinco años tiene,
la he dejado embarazada
y es que¡Un hijo nos viene!--

Ante esta calurosa manifestación
de aseveraciones tan rotundas,
el doctor le saca a colación
una historia que tiene segundas.

“--Pascual, le voy a contar un suceso
que le ocurrió a un amigo mío,
es un exacerbado muy obseso
gran cazador con mucho brío-”.

“-Un cazador que nunca se perdía
acudir a una gran cacería,
y en cuanto la veda se abría
al monte con su escopeta salía-”.

“-Un día se marchó tan apurado
que se confundió de herramienta,
y por salir tan despistado
del cambio no se dio cuenta-”.

“-En vez de coger la escopeta
se llevó el paraguas en bandolera,
en el monte un oso se le presenta
dispuesto a darle la carrera-”.

“-Mi amigo, paraguas al hombro
con tal acierto ha disparado,
que sin salir de su  asombro
el oso muere y cae fulminado-”.

“-¡Imposible! exclama el anciano,
alguien más debió de disparar-”,
y el doctor le contesta muy ufano;
“-¡A este punto quería yo llegar!-”.

Justo Soriano

EL ANGELITO

Una niña toda apresurada
increpa a su progenitora,
-”Mamá, me siento engañada
por ti y por la señora doctora.

-”¿Porque dices eso niña mía?
¿Que pasa que tanto te azora?
Dime el porque de esta porfiá
para poder aclarártelo ahora.

-”Es que decís tú y la doctora
que el peque de mi hermanito,
es un como ángel de la aurora
y yo lo veo muy pequeñito”-.

-”Pero no mentimos por decirlo,
es una verdad con mucho candor,
tu hermanito es un blanco mirlo
y un angelito con resplandor”-.

Si, si ¡Angelito! ¡No se cuando!
Lo llevé a una habitación cercana
y el peque no ha salido volando
cuando lo tiré por la ventana.

Justo Soriano

AMOR

Palabra que encandila
vocabloHHHH que enamora,
expresión que encarrila
actitud bienhechora.

El amor a la madre
como si a Dios fuere,
amor no hay al padre,
al padre se le quiere.

Amor, amor, amor,
libre como las aves,
libre eres como dador
libre para darlo sabes.

El amor de hermanos
debe ser celestial,
pero los humanos
lo hacemos terrenal.

Los novios y el amor
sentimiento idílico,
matrimonio es clamor
de órden bíblico.

El amor de amigo
no es complicidad,
solo lleva consigo
lealtad y sinceridad.

Entre camaradas
tambien hay amor,
compañeros en camadas
unidos con ardor.

Que palabra bella
definición sublime,
todo lo cura ella
todo acto redime.

Justo Soriano

EL CIEGO

Se levanta del banco, avanza,
lentamente se dirige al largo pasillo.
Con paso seguro se coloca en la fila
va a comulgar en un día festivo.

Le he oído cantar desde mi asiento
¡y cómo cantaba!, su canto era divino,
parecía desgarrarse por dentro,
en lo más íntimo.

Vuelve masticando suavemente, y le miro
y pienso, cómo se va a orientar para encontrar el sitio.
Pero me sorprende cuando llega,
porque señalando con su bastón,
amablemente hace levantar a una señora
que se lo había cogido.

Me asombra su felicidad, su recogimiento,
esa mano dando la paz con cariño.
Y su fe, su enorme fe me estremece.
Y cuando el sacerdote dice a fieles y amigos:
“ la paz sea con vosotros”,
él responde con una sonrisa, igualmente contigo.

Y al final, cuando hay que cantar a la Virgen el himno,
aplaude alegremente, como si fuera un niño,
con sus fuertes manos, haciendo mucho ruido.

Empieza el canto a la Virgen del Pilar,
él sabe la letra, canta con pasión, con ahínco
Su voz es la única que se escucha en la Iglesia,
que escuchan mis oídos.

Y se estremecen los fieles,
y se estremece el mundo.
Al ver la fe, la felicidad del ciego,
la paz de su cara, de su espíritu.

M.V.S.C.

INCOMPATIBILIDADES
Muchas incompatibilidades
Daño nos pueden hacer
Hay cosas que siendo buenas
Juntas no nos sientan bien

Las ensaladas por ejemplo
Y toda clase de verduras
Cuando estas sean comidas
No probaremos las frutas

El tomate y la naranja
Cada uno por su lado
Si nos los comemos juntos
Ellos dos se dan de palos

El melón es indigesto
Si se come en la comida
Si en cambio lo tomas solo
Sienta a las mil maravillas

Cuando comamos patatas
No debemos probar pan
Porque estas dos cosas juntas
Nos pueden dar malestar

La única que va con todo
Es la estupenda manzana
Da igual que la comas cruda
O que la comas asada

Ser parcos en las comidas
Lo debemos comprender
Comamos para vivir
Y no vivir para comer

Tina de Castro Garre

 

POESIA PARA JOVENES MUSICOS


Carlos Santo Martínez, piano

No me sirvió mirarle sólo. Tuve que ir apoyando mi sonrisa en sus mágicas manos que hacían que saltara la música.
Se llenaba la sala de su encanto.
Vestido de hombrecito, tecleando aquel piano que se vistió de niño, adornando con brillos y con luces los sonidos vibrantes que trepaban por todos los rincones donde estaba, el cielo entre sus manos.
******


Eladio Sellés Navarro, saxofón

Sordo y hábil picando la noche, sin soltar las estrellas que se acunan en la cama dormida del saxo. Respirar entre silencios claros que abrazan el sonido. Puntos que se aprietan y desplazan el viento para formar la melodía que se acerca, rozando ese lamento sordo y atrevido que se va dibujando al borde de su boca. Un regreso al alma, una sonrisa ...un sonido del saxo que me llega y se duerme a mi lado.
******


   Violonchello y piano, Pedro José Bonilla  y Alfredo de la Ossa

El poder de lo dulce que desplaza lo injusto.
El sabor que se nota de piel a piel en los ratos de ausencia.
La verdad que me miente, la mentira que entra y arranca la tormenta de las manos. ¡ No puedo ni escucharme delante de tus pasos !.
Se me rinden los ruidos abrazando despacio la veloz silueta que me besa los labios, sin saber que me he ido.
El poder de lo dulce se estira y me completa.
******


Marta Picó Sogorb, Flauta

Entre la poca luz un paseo descalzo y atrevido con el dulce sabor de lo admitido. Aire disciplinado el que tiene entre sus manos, al convocar al duende que pasea por la notas pequeñas de esa faluta que dibuja en el espacio abierto, los ritos de la pauta que se enreda en sus rizos.
******


Violonchello, Andrea Gómez Oncina

De nuevo las palabras que sin abrir la boca, se deshacen en el borde perfecto de una nota.
Prisiones que no olvidan donde nació la vida.
Un murmullo de la sombra transparente, arrobada midiendo los caminos que tumban en el aire las espadas.
De nuevo las palabras turbadas por la luz que se desprende del Sol, hacia la nada y tan sólo segundos la convierten en música, que se abraza a los cuerpos que esperan su llegada.
******


Tango, Francisco Amaya Martínez y Pedro Soriano

 

No es frío, es la verdad de un cielo despejado.
La voz parsimoniosa de este tango, que me arrastra y me lleva hacia luces marchitas que suben y que bajan, pidiendo la derrota de las voces malditas.
Me van a faltar páginas donde dejar los sueños que esperan la sonrisa, donde vive este tango que se baila incompleto en cada esquina de este corazón, que aún se agita.
******
Augusta Santana Hernández
http://laspalabrasvencidas.blogspot.com.es/

 
 
     
  ASOCIACION PROMUSICA AMADEO L.SALA  
  C/ Bazán 48 - 7º  
  03001 ALICANTE - ESPAÑA  
  TELF: 965 20 72 02